Carla Cerpa, Colectivo Con-spirando, Chile

Cuarenta y ocho mujeres de tres comunas de Santiago participaron en las Escuelas de Teología feminista y liderazgo organizadas por el colectivo Con-spirando.

Los temas abordados fueron Liderazgo y achileutocuidado, Género y teología y Alfabetización digital. Las participantes consideraron positivo para el proceso formativo que las escuelas contaran con dos espacios: uno teórico-vivencial y otro práctico donde aprendieran una herramienta concreta que les facilitara su liderazgo.

También consideraron fundamental contemplar la vivencia subjetiva y la corporalidad como punto de partida. El trabajo de autocuidado es considerado central. Al desarrollarlo en dos ámbitos diferentes ―evangélico pentecostal y laico en organizaciones sociales― pudimos reconocer necesidades diferenciadas de acuerdo con sus contextos y marcos interpretativos.

Pudimos constatar que las mujeres líderes y dirigentas de organizaciones sociales están integradas al sistema público, dándose una suerte de mutua dependencia. Las mujeres reciben recursos de las municipalidades para sus actividades y, por otra parte, el municipio necesita tener vínculos con organizaciones sociales para cumplir con sus metas y programas. Muchas veces estos cursos reproducen sistemas de dependencia y asistencialismo, y no desarrollan en ellas procesos de reflexión y pensamiento crítico. En consecuencia, poseen vacíos y desconocimiento en relación a los derechos humanos, movimiento de mujeres, información y datos concretos. También falta un análisis de contexto y una reflexión política de la realidad nacional.

Este diagnóstico nos da pistas para seguir trabajando en futuros espacios formativos.

Por otra parte, vemos cómo se reproduce el modelo hegemónico de relaciones de género, ya que las mujeres estaban sobreexigidas respondiendo a múltiples roles de esposa, madre, dueña de casa y dirigenta. Por eso, en la Escuela trabajamos en reconocer cómo se desarrollaban los roles y estereotipos de género en sus cotidianidades.