Perú 3Aurora Luna, Alfalit, Perú

El acceso limitado a los ámbitos de la educación, el trabajo, la salud, la justicia y la participación política, así como la violencia en sus diversas modalidades, constituyen obstáculos para el desarrollo de las mujeres en condiciones de igualdad.

Con la intención de abordar esta problemática, Alfalit Perú realizó talleres con mujeres de comunidades de los distritos de Chupa y Arapa en la provincia de Azángaro en la región de Puno. Los temas trabajados fueron Liderazgo rural, Tratamiento de la tierra y Organización Productiva.

Se contó con especialistas y técnicos, promoviendo el diálogo y la participación de las mujeres. Todo se adecuó al quechua y, para facilitar la comprensión de las participantes, se utilizaron ejemplos de su vida cotidiana. Se eligieron actividades donde participan mujeres y hombres y donde se hace necesario fomentar una mayor participación de las mujeres.

Perú 1Las/os participantes valoraron el aprendizaje de elementos básicos de una buena comunicación en grupo a través de dinámicas participativas; el intercambio de aprendizajes en la preparación y utilización de bioabonos y bioinsecticidas en la producción de cultivos orgánicos; el diálogo sobre su experiencia en la selección y conservación de semillas y en el cuidado y mantenimiento del lugar, así como de los utensilios a utilizar. Conocieron experiencias de Cuzco sobre la “cosecha del agua” y la creación y conservación de grandes reservorios naturales que podrían replicarse en Puno aprovechando la temporada de lluvias, ya que el tiempo de sequía es muy largo y no se cuenta con reservas de agua para cultivos. Se profundizó sobre el “Cultivo Orgánico de la Quinua” y sobre su valor agregado; que posee demanda a nivel internacional y hay poca producción. Que es una oportunidad que no deberían dejar pasar y que demanda una mayor preparación y acompañamiento técnico especializado.

Presentación de experiencias productivas y culturales: contamos con exposición y venta de comidas nutritivas, entre ellas panes enriquecidos con quinua. También hubo concurso de danzas, platos típicos y alimentos saludables. Una de las señoras destacó por la venta de una gran cantidad de panes enriquecidos con quinua. Se premió con el primer, segundo y tercer puesto a las mujeres que aplicaron la elaboración de abonos naturales y bioinsecticidas en sus cultivos. Las mujeres quedaron motivadas y se comprometieron en compartir lo aprendido con sus familias y con otras integrantes de sus comunidades.