ESP (2)

Extracto de la resolución sobre Nigeria, adoptado por el Sínodo de Misión de Mission 21 el 12 de junio 2015

Condenamos rotundamente las violaciones de la dignidad humana cometidas por Boko Haram, cuyos líderes difunden una ideología de odio que engendra violencia contra cualquiera que no se someta a su visión del mundo; expresamos nuestra indignación por las atrocidades perpetradas en nombre del establecimiento de un califato islámico: desalojos forzados, asesinatos, secuestros, torturas y abusos, destrucción de propiedades y sustentos;

Recordamos que las mujeres y los niños son los que más sufren en sociedades asoladas por la guerra, ya que suelen ser víctimas de devastadoras formas de violencia física y psicológica, incluyendo violencia sexual, conversiones forzadas o esclavitud y que las mujeres son las primeras afectadas por la falta de infraestructuras en su lucha por cuidar a los heridos y los más débiles;

Aplaudimos al Gobierno de Nigeria por haber desarrollado un Plan Nacional de Acción para implementar la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (UNSCR) 1325 sobre mujeres, paz y seguridad,

Hacemos un llamamiento a todas las agencias gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, donantes y a todas las personas de buena voluntad implicadas en el trabajo de reparación y reconstrucción para que planifiquen y actúen

  • de acuerdo con las mejores prácticas de humanitarismo responsable (“no hacer daño”)
  • promoviendo de forma proactiva la paz entre grupos religiosos (denominacionales) y étnicos
  • informados sobre las iniciativas, capacidades y conocimientos locales y haciendo aprecio de ellos
  • en línea con el Plan Nacional de Acción antes mencionado, que incluye
    • asegurar la participación de mujeres y jóvenes a todos los niveles en la reconstrucción y el proceso de paz
    • considerar una prioridad el empoderamiento socioeconómico de las mujeres y las niñas
    • intensificar el apoyo contra las prácticas tradicionales y culturales que impiden u obstruyen la implementación efectiva de la UNSCR 1325
    • promover la concienciación sobre las leyes nacionales e internacionales que afectan a los derechos y la protección de las mujeres y las niñas
    • apoyar el establecimiento de tribunales especiales para juzgar a los violadores de mujeres y niñas

Hacemos un llamamiento a todas las comunidades étnicas y religiosas para que acepten y acompañen activamente a las víctimas de cualquier tipo de violencia, en particular a las víctimas de violencia sexual

–              creando un entorno seguro desde el punto de vista físico y emocional

–              sensibilizando a los miembros de la comunidad con respecto a la situación específica de las víctimas

  • coordinando la asistencia (apoyo psicológico en caso de trauma, atención pastoral, atención médica, etc.)

–              condenando cualquier forma de estigmatización de los individuos que han sufrido violencia sexual