Agigimpong: La niña que no quería casarse[1]poster Blog

Había una vez un niño y una niña que fueron comprometidos por sus familias para casarse, tal como continúa siendo la tradición entre los Agabang en Indonesia. Cuando ambos crecieron y llegó el momento del matrimonio, la joven se dio cuenta que no estaba enamorada de su prometido y tan solo pensar en la idea de casarse, le incomodaba. Sin embargo, ella no se atrevió a expresar sus sentimientos frente al novio ni su padre, pues quería seguir siendo considera como una buena niña, trabajadora y bien educada, especialmente en el Adat, las leyes y costumbres tradicionales en las que fue instruida. Estuvo mucho tiempo pensando qué podía hacer hasta que finalmente un día, mientras tejía, decidió crear un nuevo patrón o figura, como una pista para alentar a la familia sobre su situación. Trenzó este nuevo patrón en un canasto y lo envió a su futuro suegro. En un principio, él no comprendió por qué había recibido el canasto con un patrón desconocido. Se lo mostró a su esposa y le pidió su opinión. Ella lo observó y dijo: “Quizás significa que ella no quiere vivir con nuestro hijo”. Ambos habían descubierto que el extraño patrón tejido se asimilaba a los patrones de Sinumandak, un difícil tejido que las jóvenes necesitaban aprender antes de casarse, y que debían plasmarlo en una gran estera para ser llevada en su dote de matrimonio.

La mujer observó que cuando las líneas del patrón debían encontrarse armónicamente, éstas se separaban en direcciones opuestas. Este detalle era la señal: los jóvenes comprometidos no se llevaban bien. Ella pensó: “Podríamos retornar el canasto y ver qué pasa.” Así lo hicieron y al poco tiempo, el canasto fue devuelto. Luego de circular unas tres veces, ellos comprendieron que el canasto contenía un mensaje. “Ella no se casará con nuestro hijo.” Sin embargo, la joven estaba dispuesta a devolver la dote que ya habían pagado por ella. Incluso, en uno de los patrones tejidos, planteaba una posible solución a este problema. Las largas y sutiles líneas junto a pequeñas y aisladas formas, mostraban cómo devolvería a su prometido valiosos objetos entre gongs, antiguos jarrones y perlas. De esta forma, la familia recuperaría lo invertido cuando decidieron comprometerlos.

Esta práctica es todavía utilizada y considerada como una ley entre los Agabang. El patrón Agigipong: cuando las niñas y mujeres expresan su deseo de disolver un noviazgo o matrimonio.

Descripción de la imagen: El patrón Agigimpong. Mujeres Agabag del Norte de Kalimantan, Indonesia. Material de rattan. Fotografía de Margrit Linder.

[1] Mujeres del norte de Kalimantan. El mensaje de los patrones «Sinumandak» y «Agigimpong»

Margrit y Adrian Linder, colaboradores ecuménicos de Mission 21 entre 2010 y 2012 en Kalimantan, Indonesia. Video disponible en alemán e inglés: https://www.youtube.com/watch?v=evwrpWYb4wc