Las Mujeres en la misión avanzando en el espíritu: Mentoría para la transformación

Después de dos días de intercambio de experiencias e imaginarios, grupos de discusión, plenarios y cantos, cerca de 50 mujeres provenientes de diferentes contextos concluyeron con un mensaje y recomendaciones para la Conferencia sobre Misión mundial y Evangelización.

El 8 de marzo, Día internacional de las mujeres, y el primer día de la conferencia, leímos el mensaje en dos momentos distintos. El mensaje busca hacer visible la participación holística de las mujeres en misión, destacando acciones concretas por justicia, paz y reconciliación así como también los desafíos relativos a la educación teológica y la falta de representación en sus currículum, entre otros. Los siguientes párrafos son parte del mensaje y las recomendaciones:

La pre-conferencia de mujeres reconoce la existencia de imágenes de la iglesia llamando a la misión que no son inclusivas del imaginario y experiencias de las mujeres. El entendimiento estático de las estructuras de la iglesia no permite la participación completa de todas las personas de Dios, especialmente las mujeres. Con la realidad global respecto a los accesos limitados en los roles de liderazgo para las mujeres así como también la existencia de prejuicios en contra de los liderazgos femeninos, nosotras hacemos un llamado a las iglesias, las agencias de misión y al Consejo mundial de iglesias a contar intencionalmente con roles de liderazgo para mujeres.

También reconocemos que muchas iglesias han sido cómplices, tácita e intencionalmente, en perpetuar el racismo y la discriminación particularmente en contra las personas que han sido históricamente no representadas o con discapacidades. Esto se ha reflejado primeramente en los sistemas y estructuras de opresión, incluyendo la esclavitud y la trata de personas. También se ha reconocido que los cristianos han históricamente actuado en contra del evangelio participando en la explotación económica y sistémica de recursos, especialmente en lo que se denomina sur global, resultando en la perpetuación de la violencia, conflicto y guerras. Mientras reconocemos que algunas iglesias han confesado el pecado de racismo y explotación económica, aún no es suficiente. Este cambio de corazón y mente (metanoia) sera una verdadera señal de ir avanzando en el espíritu que liderará la transformación del discipulado y la reconciliación.

Las mujeres también llamamos a la/os delegada/os de la conferencia y participantes a unirse en la movilización de las iglesias, agencias de misión y co-partes ecuménicas a desarrollar herramientas de educación aplicables y recursos para transformar las narrativas históricas que reflejan la verdad sobre las políticas que oprimen y deshumanizan. Necesitamos incidencia política y estrategias de sensibilización sobre la esclavitud de personas, el racismo, la xenofobia y la homofobia. De cara a la creciente población de refugiados, reconocemos que la crisis de refugiados y inmigrantes son producto de la guerra, el cambio climático y las condiciones deshumanizadoras como la pobreza, la violencia sexual y basada en género, el conflicto y la hambruna.


Puedes encontrar más inormación en
http://www.oikoumene.org/en/