Estamos decididas/os a hacer frente a las persistentes desigualdades de género y a promover activamente una sociedad justa; por lo tanto:

Nosotras/os, Mission 21 y sus co-partes en el mundo,

Estamos gravemente preocupadas/os por las desigualdades existentes entre las mujeres y los hombres en este mundo, reunidas/os, en un espíritu de confianza y cooperación, en la  Cuarta Conferencia de Mujeres de Misión 21 sobre las prioridades futuras y las medidas urgentes para contrarrestar las problemáticas de las mujeres en América Latina, África, Asia y Europa y teniendo en cuenta las importantes lecciones aprendidas de la experiencia de las mujeres que trabajan con ese fin,

  1. Reafirmamos nuestro compromiso como organizaciones cristianas basadas en la fe para expandir y acelerar los esfuerzos para promover la igualdad de género;
  2. Reconocemos que a pesar de los avances alcanzados todavía existen desigualdades importantes entre mujeres y hombres en el ejercicio de sus derechos; incluyendo la protección de sus derechos sexuales y reproductivos;
  3. Estamos profundamente preocupadas/os por la exclusión de las mujeres de la política y los procesos de toma de decisiones;
  4. Reconocemos que, si bien las mujeres son las principales víctimas en situaciones de conflictos, incluidas las violaciones y los asesinatos, están ampliamente excluidas de la prevención de conflictos, la negociación de la paz y los procesos de construcción de la paz;
  5. Estamos profundamente preocupadas/os  que las situaciones de hambruna y malnutrición causadas por los conflictos y el cambio climático, así como la pandemia del VIH/SIDA a través de su escala devastadora, constituyen una emergencia y se encuentran entre los desafíos más difíciles para la vida humanay la dignidad, así como al ejercicio efectivo de los derechos humanos,
  6. Notamos con seria preocupación el gran desplazamiento mundial de personas causado por conflictos y crisis, incluido el elevado número de mujeres y niñas/os desplazadas/os;
  7. Reconociendo  la urgencia de oponerse a todas las formas de trata humana;
  8. Teniendo en cuenta que las/os que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad están más amenazadas/os por el abuso y la explotación;
  9. Estamos completamente conscientesde que el feminicidio/el asesinato de las mujeres es un problema que sigue creciendo, así como la “normalización” de la violencia contra las mujeres,
  10. Reconocemos que en particular mujeres que forman parte de grupos marginalizados tanto étnico, religioso, social y económico están sufriendo desigualdades en todos los ciclos de sus vidas; que las diferentes formas y expresiones de violencia impiden su desarrollo individual, socava su derechos y libertades, impide el pleno desarrollo de sus capacidades y autonomía física; y limita la participación pública, económica, social y política en nuestras sociedades;

Por la presente, convenimos en trabajar conjuntamente por el ejercicio de los derechos humanos y la plena autonomía de las mujeres, incluida su capacidad para protegerse de la violencia basada en género, y su participación y contribución como agentes de desarrollo y democracia; así como tomar medidas por nuestras hermanas necesitadas;mientras que periódicamente intercambiaremos actualizaciones sobre los avances logrados.

Nos comprometemosa ser agentes de cambio, superar las desigualdades de género y prosperar hacia un mundo con justicia de género.

Basilea, 7 de junio 2017