Ocupación: Encargada del programa de justicia y paz y del programa de acción para mujeres y jóvenes educadores de la paz y transformación social, Sudán del Sur

1 ¿Cuál fue su primera relación con Mission 21 o Misión de Basilea?

Conocí Misión de Basilea como socia/donante  en el Consejo de Iglesias del Nuevo Sudán (NSCC, por sus siglas en inglés), donde trabajé entre 1994 y 2005. Más tarde, le cambiaron el nombre a Mission 21. Hoy trabajo muy de cerca con Mission 21 en los programas de SSCC para el empoderamiento de las mujeres y la juventud; para la consolidación de la paz, la sanación de traumas, la estabilidad económica y fortaleciendo sus roles usando la resolución 1325 (UNSCR). Este año participé en la formación de formadores en derechos de las mujeres y erradicación de la violencia basada en género en mujeres y niñas.

 2. ¿Cuál ha sido su contribución al empoderamiento de las mujeres?

 Mobilizando y sesibilizando grupos de mujeres en zonas rurales y urbanas, alzando su voz colectiva en temas comunes y cambiando su contexto en las comunidades.Fortaleciendo la seguridad y autoconfianza de las mujeres y mujeres campesinas mediante un trabajo pacífico: ayudándolas a hablar y a romper el círculo de violencia que se les ha infligido (prácticas culturales negativas, leyes opresivas).  Enseñándole a mujeres que son jefas de familia para que a su vez sean ejemplos para otra/os. Empoderando y guiando a mujeres jóvenes para que puedan alcanzar sus sueños.

Con coraje, habilidad y conocimiento las mujeres están superando sus limitaciones y transformándolas en logros. Mujeres capacitadas en la resolución de conflictos, liderazgo y gestión están usando sus nuevas habilidades y conocimientos para participar en la búsqueda de soluciones pacíficas, no violentas, a problemas de la comunidad.

3. ¿Por qué es importante el empoderamiento de las mujeres en el mundo de las organizaciones basadas en la fe?

Las mujeres son la fuente de la vida. Son buenas oyentes y tienen un corazón fuerte, listas para actuar donde sea que haya una necesidad. Sinceras en sus empresas de fe, comprometidas  en su llamado y listas para hacer un esfuerzo extra por los demás. Son los hilos  conectores para crear una red de personas en diversidad. Las mujeres son líderes preocupadas y enfocadas, excelentes para enseñar y llegar a las creaciones de Dios. Las mujeres NO conocen límites.