Hendri Wijayatsih es Teológa y Master en Estudios pastorales. Actualmente trabaja como docente en el curso de cuidado pastoral y consejera en la Facultad de Teología de la Universidad Cristiana Duta Wacana. Yogyakarta, Indonesia. Lider del programa Advocacy por los derechos de las mujeres de Mission 21.

Ocupación:

  • 1995 obtuvo el Bachelor en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Cristiana Duta Wacana.  En 1997 fue ordenada como Capellán en el Hospital Misionero de la iglesia Cristiana del este de Java, Indonesia. Entre el 2000 y 2002 obtuvo el Master en  Estudios pastorales en la Universidad de Radboud (Universiteit Nijmegen) Holanda.

1.- ¿Cuál fue su primera relación con Mission 21 o Misión de Basilea?

Por mi padre escuché que había obtenido una beca de misión de Basilea desde que estaba en educación primaria. Pero honestamente, supe más sobre misión de Basilea unos treinta años después que recibiera dicha beca. En el año 2005 fue elegida como Coordinadora del Centro de Teología Feminista en nuestra Universidad. En aquella época, nuestro centro tenía el primer contacto con Mission 21. Desde entonces, nuestro Centro  participa en un programa para la eliminación de la violencia domestica junto a Mission 21. Siento que he sido llamada por mi “madre espiritual.” Ella me nutrió con muchas posibilidades para estudiar y construir mi carrera como reverenda y ahora me llama para compartir mi experiencia, bendecir y apoyar el trabajo que Mission 21 realiza por el empoderamiento de las mujeres y niña/os marginados.

2.- ¿Cuál ha sido su contribución al empoderamiento de las mujeres?

A través de nuestro Centro de Teología Feminista asistimos a los partners de Mission 21 en Indonesia y Malasia en el trabajo por la eliminación de la violencia doméstica en la iglesia y comunidad (2011-2014)

Desde el 2012 a la fecha, asisto a las iglesias co-partes de Mission 21 en Malasia a través de consejería para sobrevivientes de violencia doméstica. Desde esta experiencia, he aprendido mucho sobre lo difícil que es realizar el trabajo de apoyo a las víctimas. Por ello, en 2015 obtuve permiso de nuestra facultad para iniciar un curso sobre consejería para sobrevivientes de violencia doméstica.

Desde el 2016 trabajo como coordinadora asistente del grupo de trabajo sobre justicia de género para Mission 21 en Indonesia y Malasia. Bajo este nuevo rol, he tenido más posibilidades de apoyar a las co- partes de Mission 21 en la construcción de relaciones más equitativas entre mujeres y hombres a través del programa de sensibilización de la justicia de género. Desde octubre 2016 participo como consejera voluntaria con LGBT en Yogyakarta.

3.- ¿Por qué es importante el empoderamiento de las mujeres en el mundo de las organizaciones basadas en la fe?

Primero porque las organizaciones basadas en la fe conviven con mujeres y niña/os que son oprimidos. Por lo tanto, tienen mayor acceso a escuchar sus historias pues comparten un lenguaje y valores  comunes. En segundo lugar, las organizaciones basadas en la fe son llamadas a ser testigos del reino de Dios acogiendo a las personas oprimidas y marginalizadas, siguiendo el ejemplo de Jesús. Y la tercera razón, es que la opresión es una realidad compleja de la vida humana. Necesitamos más fuerza para confrontarla. Como organizaciones basadas en la fe, contamos con muchos recursos, personas, espíritu, facilidades, redes, etc. para ayudar a las personas desde una perspectiva más holística.