Ocupación: Docente Universidad Biblica Latinoamericana, Costa Rica

 1 ¿Cuál fue su primera relación con Mission 21 o Misión de Basilea?

Por medio de la UBL, pues me solicitaron ser representante en la Mesa Continental. Pero conocía de la misma por medio de los informes de nuestros representantes anteriores.

 2 ¿Cuál ha sido su contribución al empoderamiento de las mujeres?

  1. En mi primer trabajo inicié un proceso junto con otra amiga para que nosotras fuéramos tomadas en cuenta por nuestro conocimiento y no por nuestra apariencia. Trabajamos con las compañeras y con el Dpto. de Recursos Humanos
  2. El acompañamiento a mujeres víctimas de violencia doméstica desde muy joven hasta hoy y con las mujeres refugiadas de Centroamérica por medio de mi voluntariado en ACNUR.
  3. La relectura teológica de algunos textos en un movimiento juvenil (MOJAC)
  4. En mis estudios en Ciencias Políticas haciendo alianzas con otras mujeres para reflexionar “con ojos de mujer” el rol de las mismas en la política y en el espacio profesional en general.
  5. El ministerio pastoral ejercido por 30 años dedicado al acompañamiento de mujeres en pobreza extrema, violadas y estigmatizadas.
  6. Mi opción por acompañar a Beatriz Ferrari en el trabajo en el CLAI y luego como Secretaria de Familia, Mujeres y Niñez.
  7. Mi participación en la Iglesia Evangélica Metodista de CR por un trato igualitario con las mujeres candidatas al ministerio pastoral en alianza con otras mujeres y varones.
  8. Mi participación como docente en el Programa Abierto de Capacitación Teológica en Venezuela y apoyo en la UMIFE (Unión Misionera Femenil)
  9. Mi participación como voluntaria en el Seminario Bíblico Latinoamericano y luego como funcionaria en el Instituto Bíblico Pastoral y como Docente en la Universidad Bíblica.

En todos estos espacios acompañé a mujeres víctimas de diferentes tipos de violencia para que dejaran de serlo y fueran poco a poco reconociendo sus capacidades de persona autónoma.

3 ¿Por qué es importante el empoderamiento de las mujeres en el mundo de las organizaciones basadas en la fe?

No puede haber iglesia fiel a Dios sin la participación equitativa de las mujeres. No puede haber sociedad justa sin la transformación estructural de las iglesias como testimonio de que es posible la equidad y justicia de género.

La religión ha justificado históricamente la desigualdad, la cultura patriarcal y los holocaustos provocados por la codicia en los procesos de conquista, colonización y “evangelización”. Las OBF deben revertir ese pecado estructural transformando sus creencias y doctrinas a partir del empoderamiento de las mujeres.