Ocupación: Secretario Ejecutivo Centro Ecuménico Diego de Medellin, Chile

1. ¿Cuál fue su primera relación con Mission 21 o Misión de Basilea?

El CEDM fue invitado a participar y ser coparte de Misión de Basilea a fines de los años 80 en Chile. Fue una aventura conjunta extremadamente positiva y enriquecedora tanto para el CEDM vinculándolo con procesos participativos más amplios en América Latina y en el mismo país; como para Misión de Basilea que integra plenamente nuestra visión ecuménica, y ha sido una relación que ha perdurado hasta ahora con mission 21.

2. ¿Cuál ha sido su contribución al empoderamiento de las mujeres?

El CEDM desde su fundación en 1982 ha trabajado y apoyado el desarrollo de la teología feminista ligada en sus primeros momentos a la corriente de la teología de la liberación latinoamericana. Desde este enfoque específico que es el quehacer teológico feminista se desarrollan procesos educativos con múltiples grupos de mujeres existentes en el país, llevando adelante la deconstrucción de los aspectos dominadores y discriminadores contenidos en el pensamiento y praxis cristiana. En síntesis, como se puede ver en la realización durante 25 años de las Semanas Teológicas Feministas, las mujeres se paran de una manera autónoma y con una fe liberadora en sus espadas, ya un poco más livianas.

3. ¿Por qué es importante el empoderamiento de las mujeres en el mundo de las organizaciones basadas en la fe?

Porque actualmente los fundamentalismos religiosos se oponen tenazmente a los avances en la igualdad y equidad de género profundizando la injusticia de género que afecta a grandes porciones del planeta. De modo que es en las comunidades de fe donde se puede iniciar esta corriente liberadora que empodera a las mujeres y que nos acerca un poco más a los valores que tienen en lo profundo todas las religiones. Y son las mujeres que liberándose también liberan a los hombres de la estructura patriarcal omnipresente.