Ocupación: Coordinadora nacional de VIH-Sida en la Iglesia Presbiteriana de Camerún.

1.- ¿Cuál fue su primera relación con Mission 21 o Misión de Basilea?

Mi primera conexión con Mission 21 fue el año 2005 cuando era la Coordinadora regional de VIH- Sida en la Iglesia Presbiteriana de la región noroeste de Camerún. Conocí a Emery Mpwate (Coordinador regional del programa de VIH Mission 21 para la región Subsahariana en África) durante un taller internacional sobre gestión de proyectos. También conocí al Rev. Johen Kirch y a Verena durante una de sus visitas a nuestra iglesia. Gracias a este taller he aprendido muchas cosas que me han sido una guía para mi trabajo en el mundo del desarrollo.

2.- ¿Cuál ha sido su contribución al empoderamiento de las mujeres?

He sido activista en la formación de mujeres para la prevención del VIH y educación en sexualidad a través de charlas educativas para grupos de mujeres y facilitando el test de VIH gratuito. Al mismo tiempo, realizo  consejería para mujeres viviendo con VIH para superar el estigma y puedan vivir positivamente. Finalmente he  aprendido herramientas de empoderamiento económico para apoyar a mujeres y jóvenes en su autonomía y auto suficiencia.

3.- ¿Por qué es importante el empoderamiento de las mujeres en el mundo de las organizaciones basadas en la fe?

Muchas veces se espera que las mujeres en las iglesias lleven una vida ejemplar tanto en sus casas como en la comunidad. Sin embargo, cuando una mujer cristiana falla, la comunidad cree que es la iglesia que ha fallado o bien, que la mujer estaba aparentando ser cristiana. Con estas expectativas tan altas, las mujeres de las organizaciones basadas en la fe necesitan estar empoderadas y así empoderar a otras.