Artículo original en Universidad Bíblica Latinoamericana

El fruto de la justicia será la paz… Isaías 32.17

La actual Universidad Bíblica Latinoamericana, institución de educación teológica de alcance continental, ha priorizado a lo largo de nueve décadas de historia, la equidad entre las personas como un tema fundante de su filosofía y enseñanza. Desde la década de 1970, la institución ha incorporado como eje transversal de los programas académicos y de la vida institucional, lo que hoy se denomina justicia de género. La UBL se posiciona como un espacio abierto de formación para la promoción y el fortalecimiento de una sociedad justa y equitativa. Por ello, prioriza la promoción de la igualdad y la inclusión de toda persona, independientemente de su género, orientación sexual, cultura, religión, edad, estatus social, etnia u otras identidades.

Lamentamos ver hoy en nuestro medio, una resistencia cada vez mayor a las conquistas alcanzadas por mujeres y personas de la diversidad sexual a lo largo de las últimas décadas. Es lamentable, porque ciertas expresiones de esta polémica invisibilizan tendenciosamente poblaciones enteras de mujeres, hombres, niños y niñas cuyos derechos humanos fundamentales, como el derecho a una vida digna, a la palabra, a la libertad, a la seguridad y a la integridad, son violados reiteradamente. Mientras se alientan acalorados debates sobre conceptos como “ideología de género”, “homofobia”, “diversidad” y “familia”, personas concretas que no responden a un patrón monolítico, asumido como universal y “normativo”, sufren los embates de diversas formas de violencia psicológica, física, familiar, económica y social.

Afirmamos que la designación “ideología de género”, alrededor de la cual se aglutinan discursos excluyentes, es inapropiada y peligrosa. Tergiversa la naturaleza de los estudios de género surgidos como aportes teóricos y metodológicos que permiten analizar las relaciones y estructuras de poder en las sociedades y los grupos. Este tipo de designaciones, inexactas y tendenciosas, facilitan la propagación de teorías de conspiración, escenarios apocalípticos, la cultura del miedo y del odio y allanan, finalmente, el camino para el maltrato y la exclusión de mujeres y poblaciones sexualmente diversas.

Como institución de educación teológica, resaltamos la importancia de herramientas críticas como los estudios interdisciplinarios, interculturales y de género, que permiten analizar y reexaminar aquellas estructuras socio-culturales y religiosas que sustentan la violencia y la exclusión de diversas formas. Somos llamados y llamadas, como personas cristianas, a responder a las necesidades de nuestro prójimo, y a respetar y defender los derechos humanos cuya existencia, precisamente, tiene como objetivo la protección de las personas vulnerables y vulnerabilizadas.

Es en este contexto, que la UBL reafirma su compromiso con las luchas en favor de todas aquellas personas y grupos marginados por estos discursos, así como las prácticas y políticas que los acompañan. En consonancia con la vida y las palabras de Jesús, cuyo ministerio privilegió a las personas y grupos excluidos de su contexto, nuestro quehacer teológico, bíblico y pastoral está comprometido con un mensaje y una práctica que promueve la equidad, la justicia y los derechos de todos los seres humanos. Nos sumamos en este esfuerzo a otras instituciones y grupos del continente y más allá,  que luchan por la vida digna de todas las personas.  

Ver pronunciamiento completo aquí